Volver al blog

Plan Estatal Vivienda 2018-2021

El Gobierno acaba de aprobar el nuevo Plan Estatal de Vivienda 2018-2021. Un plan que apuesta fuerte por las ayudas al alquiler, especialmente para jóvenes y colectivos más vulnerables.

Los objetivos principales del plan, con efecto retroactivo desde 1 de enero, son:

  1. Subvencionar el alquiler de menores de 35 años, mayores de 65 años y entre 35 y 65 años.
  2. Apoyar que las viviendas desocupadas de entidades financieras se alquilen a personas en situación de desahucio.
  3. Fomentar, por primera vez, que promotores privados construyan viviendas para alquiler.
  4. Facilitar que jóvenes compren casas en municipios de menos de 5.000 habitantes para evitar la despoblación rural.

Su dotación de 1.443 millones de euros para los cuatro próximos años, un 62,5% más que la del plan anterior, beneficiará a más de medio millón de familias. Para este año la dotación será de 350 millones, para 2019 será de 357 millones, para 2020 de 364 millones y para 2021 llegará hasta los 372 millones.

¿Cuál es el límite de las rentas de los beneficiarios?

El máximo de ingresos anuales de los beneficiarios es el mismo para todas las categorías (subvención, alquiler o compra) y se fija en 22.365,42 euros (casi tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM)) por "unidad familiar" o "unidad de convivencia". Los solicitantes no podrán ser propietarios de otra vivienda. Además, los solicitantes mayores de 65 años no podrán tener un patrimonio superior a los 100.000 euros.

El nuevo plan hace la excepción de fijar para familias numerosas en general o personas con discapacidad una renta anual máxima de 30.078,36 euros (cuatro veces el IPREM) y para familias numerosas especiales o con algún miembro con discapacidad grave una renta anual máxima de 37.597,95 euros (cinco veces el IPREM).

Ayudas destinadas al alquiler de vivienda

La ayuda máxima al alquiler variará, según los casos, entre 300 euros, 330 euros, 390 euros y 400 euros mensuales

1. Ayudas al alquiler para menores de 35 años

El plan aportará hasta la mitad de la renta mensual de un alquiler de hasta 600 euros a menores de 35 años que cobren menos de 22.365,42 euros anuales, con una subvención máxima de 300 euros al mes. En localidades con mucha demanda de arrendamiento, se ampliará el límite del alquiler hasta 9000 euros con una subvención máxima que llegará a 390 euros al mes.

Los adjudicatarios de las ayudas deberán disponer de una fuente regular de ingresos y acreditar una vida laboral de, al menos, seis meses de antigüedad inmediatamente anterior al momento de la solicitud. No se concederá ayuda a los solicitantes que tengan una vivienda en propiedad o tenga parentesco o negocios comunes con el arrendador de la vivienda.

2. Ayudas al alquiler para mayores de 65 años

Se subvencionará hasta la mitad del alquiler a los mayores de 65 años con ingresos anuales menores de 22.365,42 euros, sin vivienda  en propiedad y sin patrimonio superior a los 100.000 euros. El límite de la mensualidad del alquiler será 600 euros, con una subvención máxima de 300 euros mensuales. De nuevo, en ciudades con precios del alquiler alto, el límite de mensualidad del alquiler se amplía a 900 euros, con una subvención máxima de 390 euros.

3. Ayudas al alquiler para solicitantes entre 35 y 65 años

La unidad de convivencia del beneficiario deberá tener unos ingresos inferiores a 22.365,42 euros y el alquiler máximo será de 600 euros por norma general o 900 en casos justificados, con una subvención máxima en el primer caso de 300 y en el segundo de 390 euros.

Se subvencionará a la familia numerosa general o con algún miembro con discapacidad hasta el 40% de la renta del alquiler, con una subvención máxima de 330 euros al mes.

4. Ayudas al alquiler desahuciados y colectivos vulnerables

El Estado (en un 80%) y las comunidades autónomas (en un 20%)  pagarán el alquiler de este colectivo durante tres años con una subvención máxima de 400 euros mensuales. Asimismo, los colectivos vulnerables podrán optar a viviendas desocupadas y disponibles de la Sareb o entidades financieras en régimen de alquiler, con un precio máximo de 400 euros al mes (y con las ayudas mencionadas).

5. Ayudas para promotoras de viviendas para alquilar

Las promotoras que construyan viviendas en alquiler podrán obtener una ayuda de hasta 350 euros por metro cuadrado, con un límite máximo de36.750eurospor vivienda. Podrán acceder a estos alquileres (cuyo precio tendrá un máximo de 7 euros por metro cuadrado y mes) quienes cobren menos de 28.500 euros anuales.

6. Ayudas para promotoras de pisos en alquiler para mayores

Podrán subvencionarse las promotoras privadas que promuevan o rehabiliten viviendas en alquiler con servicios comunes adaptados para personas mayores o con discapacidad. La renta de las viviendas adaptadas estará limitada a 9,5 euros el metro cuadrado útil al mes (para una vivienda de 80 metros, un alquiler máximo de 760 euros mensual) y los ingresos del arrendatario a 5 veces el IPREM. La ayuda al promotor es de hasta 400 euros por metro cuadrado útil, con el límite del 40% de la inversión.

Ayudas destinadas a la compra de vivienda

La ayuda a la compra tiene unos requisitos muy restrictivos con la intención de de potenciar las zonas rurales. Las casas deberán estar ubicadas en municipios de menos de 5.000 habitantes y los beneficiarios tendrán que ser menores de 35 años, con ingresos inferiores a 22.365,42 euros y el precio de la vivienda a adquirir no superior a los 100.000 euros. La ayuda será del 20% del precio de la adquisición del inmueble, con un máximo de 10.800 euros.

¿Dónde y cuándo solicitar las ayudas?

La Consejería de Vivienda de cada comunidad autónoma será el organismo al que acudir para solicitarla cuando estén habilitadas las órdenes correspondientes, que se calcula en un plazo de dos a tres meses.


Fuente Bankinter

Plan vivienda y precio alquiler

El Plan de Vivienda recibe las críticas del sector y de la oposición al Gobierno: podría disparar el precio del alquiler

 

La presentación del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 no ha dejado indiferente al sector de la vivienda ni a los partidos en la oposición al Gobierno. Las ayudas directas al alquiler ha sido uno de los puntos más criticados por los expertos, mientras la subvención para la compra a menores de 35 años se queda corta al ser para poblaciones de menos de 5.000 habitantes.

El nuevo Plan de Vivienda que presentó el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en el Consejo de Ministros del 9 de marzo aumenta las ayudas directas para el alquiler frente a la desgravación fiscal, y recupera también las ayudas directas a la compra de viviendas para los menores de 35 años, aunque con una puntualización: en aquellos municipios de menos de 5.000 habitantes.

Expertos del sector y políticos critican las medidas impulsadas por el Gobierno, sobre todo las ayudas directas al alquiler mientras no se fomente un aumento de la oferta de casas para el arrendamiento.

Las ayudas, que contemplan subvenciones del 40% de la renta mensual en alquileres de 600 euros, y en grandes ciudades de hasta 900 euros, con mayores contribuciones para los menores de 35 años y para mayores de 65 años (de hasta el 50%), siempre que no superen unos ingresos familiares equivalentes a tres veces el IPREM (22.558 euros/anuales en 14 pagas) no termina de convencer al sector como la medida más adecuada para favorecer el alquiler.

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, "está bien que el Gobierno se preocupe por el mercado del alquiler, aunque el camino elegido no sea el más eficaz. Llama la atención que ahora el Partido Popular recupere medidas que se implantaron durante la etapa de Rodríguez Zapatero, y que tanto criticó entonces. Dar ayudas directas perjudica gravemente a aquellas personas que no pueden acogerse a esta ayuda ya que no contarán con la 'extra' del Gobierno y se enfrentarán a una subida de precios provocada, precisamente, por esa ayuda gubernamental. En definitiva, es echar gasolina al fuego y dar dinero a unos inquilinos frente a otros”.

Desde la oposición, Beatriz Corredor, secretaria de Ordenación Territorial y Políticas Públicas de Vivienda del PSOE, afirma que “el nuevo Plan de Vivienda, será una oportunidad perdida para actualizar las políticas de vivienda de nuestro país”.

Por su parte, Daniel Cuervo, secretario general de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) destaca que “la limitación del Iprem es una fuerte barrera de entrada, aunque aquí sí se recoge en parte la realidad de los precios del mercado de alquiler. El Plan no incentiva de ninguna manera a los propietarios de viviendas para que se destinen al alquiler por lo que la oferta seguirá limitada y los precios elevados”, afirma Cuervo.

En este sentido Corredor concreta que “dar ayudas al alquiler a jóvenes y mayores puede ser una buena idea, pero debe ir acompañada de otra serie de medidas encaminadas a incrementar el número de pisos que se pongan en alquiler, movilización la oferta”. De qué sirve que se den ayudas al alquiler cuando en algunas ciudades escasean los pisos donde sería posible emplear esas ayudas”.

Una opinión que acompaña Rubén Cózar, director de residencial de Foro Consultores. “Dado el incremento de precios, subir las ayudas a los alquileres permitirá que muchos jóvenes puedan independizarse. Pero aquí hay un problema: hay poca oferta de vivienda en alquiler donde la gente quiere vivir y sobra en otras. Estas ayudas deberían centrarse en aquellas zonas donde tiene más difícil salida la vivienda en alquiler. Si no, se terminará inflando más los precios donde ya hay demanda”, concreta.

Ante las críticas, el ministerio de Fomento responde que "la subvención es una proporción del alquiler, sin establecer una cuantía fija, para evitar un efecto inflacionista por la generación de rentas adicionales superiores a las del propio alquiler".

Para el jefe de estudios de idealista, la solución a las ayudas a los inquilinos pasa “por recuperar la desgravación fiscal del alquiler, ya que permite que todos puedan disfrutar de esta ventaja y que tanto el inquilino como el propietario declaren la existencia de un contrato de arrendamiento”.

“La mejor manera de potenciar el mercado del alquiler es hacer lo que sea para aumentar la oferta: dar más cobertura jurídica a los propietarios para que se animen a poner sus casas en alquiler, colaborar con los ayuntamientos para que cedan suelo dotacional para la construcción de viviendas destinadas al alquiler en colaboración con la empresa privada o garantizando un entorno jurídico para que salgan al mercado miles de casas que aún están vacías", concluye Encinar.

La ayuda a la compra de vivienda no gana adeptos

Por la parte de la adquisición de viviendas, el Gobierno abre la puerta a los jóvenes menores de 35 años que vayan a comprar una casa en poblaciones de menos de 5.000 y hasta 100.000 euros como medida para evitar la despoblación en el mundo rural. Es una subvención del 20% del precio de la vivienda, con un límite de 10.800 euros, siempre y cuando no tenga un inmueble en propiedad y se cumpla los requisitos de ingresos de la unidad familiar.

Una medida que el sector ve más positiva por el aspecto social, pero con poco sentido para impulsar el mercado. Beatriz Corredor señaló que “el Partido Popular sigue empecinado en favorecer con dinero público la compraventa de vivienda, una política que no ha demostrado resultados aceptables y que debería pertenecer ya al pasado”.

Para el jefe de estudios de idealista, “la medida es original pero no es previsible que tenga efectos más allá de las poblaciones de 5.000 habitantes cercanas a los grandes núcleos urbanos. Incluso podría suponer que muchos jóvenes que ahora viven en ciudades grandes opten por irse a los municipios donde puedan pedir esta ayuda, facilitando la repoblación, pero no en las zonas donde el Gobierno quiere actuar sino en aquellos pueblos cercanos a Barcelona, Valencia o Madrid, por ejemplo”.

Desde Foro Consultores la aplauden porque permite concentrarse en el mercado de alquiler. "Las ayudas de las administraciones se deberían centrar en el alquiler y en facilitar la promoción de un parque de viviendas para personas que no pueden acceder al mercado de otra forma. Pero hay otro punto, unido a esto sería necesario hacer políticas de empleo en esas zonas para que la iniciativa dé resultado”.

Una referencia al impulso del empleo en el ámbito rural que comparte el secretario general de la APCE. “El Plan no resuelve las necesidades de la sociedad en cuanto al acceso a vivienda en compra. Los requisitos de acceso nos parecen muy restrictivosy consideramos que deberían ser 4,5 veces el IPREM y no tener limitación en cuanto al número de habitantes y precio. En municipios con menos de 5.000 habitantes no hay un problema de acceso a vivienda en compra ni alquiler, existe un problema de empleo motivo por el cual dichas poblaciones pierden habitantes en favor de las grandes ciudades donde hay oportunidades laborales”.

El resto de ayudas también son cuestionadas

En cuanto a las ayudas a la rehabilitación, Rubén Cózar de Foro Consultores, cree necesario reforzar la rehabilitación integral de barrios de las grandes ciudades. “se puede ampliar la edificabilidad para que entre el promotor privado, sin que ello signifique echar a nadie y cueste dinero al contribuyente. Es triste que zonas consolidadas, con todas las dotaciones estén infravaloradas, mientras se invierta dinero para urbanizar áreas alejadas donde hay que empezar por llevar el transporte público, entre otras dotaciones”.

En cuanto a las ayudas al promotor, desde la APCE afirman que “no tendrá mucho impacto puesto que la obligatoriedad de mantener el edificio de viviendas durante al menos 25 años destinado al alquiler es demasiado tiempo y no hay financiación en el mercado que permita a tan largo plazo la devolución de la deuda. Este Plan nace de espaldas a la realidad social del mercado de vivienda.

 

 Fuente Idealista
Autores: @Ana P. Alarcos, @David Marrero

Ayudas compra y alquiler

Requisitos para solicitar las ayudas del nuevo Plan de Vivienda para compra y alquiler

 

El nuevo Plan Estatal de Vivienda, por el cual se debe regular las ayudas al alquiler y a la compra, sigue sin aprobarse, dejando en el aire a miles de posibles beneficiarios en un momento en que los precios de los alquileres están disparados, especialmente en las grandes ciudades. El ministro de fomento, Iñigo de la Serna, asegura que están dedicando un gran esfuerzo y tiempo para ajustarlo a las necesidades básicas y que, por lo tanto, estará disponible pronto y, además, tendrá carácter retroactivo.

Las historias de caseros que piden a sus inquilinos 300, 400 y hasta 500 euros más al mes por vivir de alquiler en sus pisos han dejado de ser anecdóticas para convertirse en el día a día de un mercado en plena ebullición. A esto, le sumamos los bajos sueldos y el aumento de la precariedad que hacen verdaderamente difícil el acceso a la vivienda para los colectivos más jóvenes. El Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 llegará en un momento en el que el sector inmobiliario vuelve a estar en auge con un aumento del interés de los ciudadanos pero, éstos no cuentan con los recursos suficientes, de ahí su necesaria implantación en el Gobierno.

Los jóvenes que deseen solicitar estas ayudas una vez haya entrado en vigor el nuevo plan, deberán cumplir los requisitos necesarios, que son:

  • Puede solicitar estas ayudas los menores de 35 años que dispongan de, al menos, una fuente regular de ingresos que le reporte una renta anual igual o inferior a tres veces el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples). Además, el inmueble que se va a comprar tendrá que constituir la residencia habitual del beneficiario por un plazo mínimo de cinco años desde la fecha de ocupación de la misma. No se podrá recibir la ayuda si ya se es propietario de alguna vivienda en España.
  • Para acceder a estas ayudas las Comunidades Autónomas deberán convocarperiódicamente procedimientos de concesión de las ayudas con arreglo a los requisitos establecidos.
  • La ayuda solo podrá ser abonada al beneficiario cuando aporte la escritura pública de compraventa. En el supuesto de no aportar escritura pública de compraventa solo se podrá abonar la ayuda al beneficiario cuando aporte el contrato privado en el que conste la ayuda como parte del pago en la modalidad de entregas a cuenta y el correspondiente aval o seguro sobre las entregas a cuenta exigidos por la Ley de Ordenación de la Edificación.

Requisitos para recibir la subvención de alquiler

  • En cuanto al alquiler, los arrendatarios tendrán que contar con menos de 35 años de edad y disponer de su domicilio habitual en la casa arrendada. Los titulares del contrato han de disponer de unos ingresos iguales o inferiores a tres veces el IPREM. Además, el precio de la cuota de alquiler mensual ha de ser igual o inferior a 600 euros mensuales.
  • La ayuda se concederá a los beneficiarios por el plazo de tres años. No obstante y siempre que haya razones que lo justifiquen, las Comunidades Autónomas podrán determinar que el plazo inferior sea tres años.
  • Los beneficiarios del plan de alquiler recibirán hasta el 40% de la renta mensual que deban satisfacer. En los supuestos excepcionales en los que la renta máxima mensual supere los 600 euros y alcance hasta 900 euros al mes, la ayuda será también de hasta el 40% de la renta mensual. En el caso de compra, se concederá hasta 10.800 euros, con el límite del 20% del precio de adquisición para el pago de la entrada del inmueble.


Introduce el tema sobre el que te interesa obtener información: 

Arras, herencias, precio, contrato, alquiler, venta, hipoteca...